Usted está aquí

Galerías de imágenes

Galerías de imágenes

 En esta sección se publicarán temas y asuntos de los que hemos sido testigos, de cómo han ido cambiando, de cómo eran y cuán distintos son ahora. Son temas para el recuerdo. Esperamos vuestra ayuda y aportación.

Con licencia de su autor, el primer ejemplo. Se expresa así: 

Estos pequeños óleos pertenecen a la categoría de paisajes olvidados, paisajes que han cambiado delante de nosotros sin darnos cuenta. El motivo es el mismo: la ermita. Sin embargo, la diferencia es que en uno de ellos se hace hincapié en el cielo; en el otro, por contra, en la tierra y en la ermita. Espero que estos óleos te recuerden a la emoción del Paramillo sin pinos (es tremendo lo que obscurecen el paisaje), que es como lo he conocido yo ... y es el de tu niñez, supongo.

Gracias al autor. Supones, y es verdad.

El domingo 29 de mayo celebramos el Corpus Christi, el día del Cuerpo y la Sangre de Cristo. El dicho popular recuerda que eran los jueves, no los domingos: Hay tres jueves en el año que relumbran más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión.

Fue un día esplendoroso, de sol brillante: Bajo el palio la custodia, precedida de los niños de primera comunión repartiendo pétalos de flores por las calles y el pórtico de la iglesia engalanado con guirnaldas.

 ¡¡¡ Con qué afán y entusiasmo nos preparamos para los carnavales !!!

Los Reyes Magos también tuvieron un poco de tiempo para pasarse por Sotragero. A los pies del Nacimiento dejaron sus cofres.

Después nos fuimos tras la cabalgata.

Esta es la acuarela con el tema "Tormenta sobre Sotragero", que se expone hasta fin de mes en la exposición colectiva de navidad en Bilbao.

Podéis verla en:

Hemos acudido, como otros años, al festival de villancicos de las parroquias del arciprestazgo de Ubierna-Urbel. Se organizó en Sedano y temíamos por el posible mal tiempo: había que pasar por el páramo de Masa, y ¿si nevaba o había niebla?. Y un temor mayor: al ridículo, a entonar mal, a equivocarnos, ...  Sabemos de nuestras limitaciones: somos pocos, sin guitarras ni acordeones, ni pianos. Pero todo se superó.

Cuando anocheció salimos en busca de brujas.

Fuimos de puerta en puerta pero .... no nos topamos con ninguna.

Nos consolamos con unos bizcochos.

Páginas

Scroll top